La Diferencia entre Aceites Esenciales, Fragancias y Esencias - Mylottush

La Diferencia entre Aceites Esenciales, Fragancias y Esencias

La Diferencia entre Aceites Esenciales, Fragancias y Esencias

LA DIFERENCIA ENTRE ACEITES ESENCIALES, FRAGANCIAS Y ESENCIAS

Que necesito usar en mi elaboración de cosméticos? Aceites esenciales, fragancias ó «esencias»? Sabías que cada uno de esos términos significan algo diferente? Por ejemplo, digamos que alguien llama para pedir sándalo.  Por ilustrar el ejemplo, si el cliente quiere un aceite esencial de sándalo, este será cientos de veces más caro que si el cliente pide una fragancia de sándalo. Pero que pasa si piden una «esencia» de sándalo? Pues al pedir una «esencia» en realidad no están pidiendo nada. Siempre hay que especificar si es un aceite esencial ó una fragancia.  Por que? Simplemente porque los precios son totalmente diferentes en cada uno de estos términos y sobre todo los beneficios de cada uno difieren considerablemente. Veamos las diferencias con detalle.

El debate sobre si se debe utilizar fragancias, esencias o aceites esenciales sucede desde la invención de la primera fragancia sintética creada en 1868. A partir de ahí la tendencia de las fragancias sintéticas se apoderó del mercado por ser económicas y de aromas perdurables. Aún hoy en día, la demanda de fragancias es enorme por su consistencia, bajo costo y variedad que imitan los aromas de las plantas vegetales naturales, ó sea, que imitan de alguna manera a los aceites esenciales que se extraen de estas plantas. Esta es la primera distinción que debemos hacer. Las fragancias son componentes sintéticos creados en laboratorios,  imitando la naturaleza. Los aceites esenciales son componentes naturales extraídos de las plantas por varios métodos pero en especial, por el método de destilación al vapor.

 

Personalmente, prefiero los aceites esenciales puros más que las fragancias, ya que muchas personas son alérgicas a las fragancias, por lo que los aceites naturales terminan siendo lo más indicado para usar si queremos ofrecer un producto que minimice las posibilidades de una reacción alérgica (aunque estas si pueden suceder). Pero también su uso y recomendación depende de los usos o beneficios que estes buscando.

Pero sigamos aclarando la diferencia entre aceites esenciales, fragancias y “esencias”.

 

La parte desafortunada de una fragancia sintética es que el perfume fabricado no contiene las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales, por lo tanto se pierde el verdadero poder y propósito de la aromaterapia. Por ejemplo, una gota de aceite de la fragancia de menta por más que huela igual a la menta verdadera, jamás te podrá ayudar a aliviar una gripe, sin embargo, el aceite esencial es una gran ayuda cuando este aceite es de calidad alta ( obtención por destilación al vapor, porcentajes altos de sus activos naturales en un análisis de laboratorio, etc). La versión sintética solamente intenta duplicar el aroma y no las propiedades transferidas desde el alma de la planta en sí.

 

Muchas personas han optado por trabajar con fragancias por miedo a las poderosas propiedades de los aceites esenciales y también al precio; las fragancias siempre son más económicas que los aceites esenciales por su modo de obtención. A menudo me preguntan como si las fragancias son más seguras que los aceites esenciales, debido a los poderosos efectos de estos últimos; la respuesta es siempre un no rotundo. Las fragancias se componen de una larga lista de diversos productos químicos, que aunque han sido aprobados para el uso humano, pues no dejan de ser químicos. 

Un gran ejemplo de las diferencias entre las fragancias y los aceites esenciales puede ilustrarse mediante una comparación de una naranja verdadera y un caramelo de naranja. La naranja natural tiene beneficios para la salud del cuerpo y viene directamente de la naturaleza. Tiene un color, forma, sabor, aroma, vitaminas, así como beneficios psicológicos y fisiológicos naturales. La naranja fue diseñada para nutrir nuestro cuerpo y para proporcionarnos la vitamina C y nutrientes que necesitamos.

Sin embargo, un caramelo de naranja se fabrica de azúcar refinada,  es artificial en sabor y color y no tiene beneficios para la salud de ningún tipo.

Ahora, regresando al ejemplo del sándalo que mencionaba en el primer párrafo y que quedó inconcluso, poniendo números generales solo por ejemplificar, si alguien llama para pedir el precio de una “esencia” de sándalo, se le puede decir $1,000 ó $100 pesos, ya que el término “esencia” no representa absolutamente nada y puede dar pie a una mala interpretación, tanto de parte del vendedor, como del comprador, cada quien entendiendo lo que quiere. La realidad es que si por “esencia” se pide una fragancia de sándalo, el precio puede ser el de $100, pero si lo que se pide es un aceite esencial, el precio puedes ser 100 veces mayor que la fragancia. Así que quien conoce de aromaterapia sabe que el sándalo es un árbol protegido por ser escaso y que no hay muchos productores que tienes los derechos para extraerlo, por lo que el precio de este aceite es altísimo cuando es puro y de alta calidad. Quien compre este aceite por poco dinero, les aseguro que no está comprando sándalo.  Ser claros y precisos con o que uno desea es de suma importancia en este tipo de productos.

Entonces ya definimos que es fragancia, aceites esenciales. Ahora terminemos de definir “esencia”.

La esencia de algo, por definición, es aquello invariable y permanente que constituye la naturaleza de las cosas. La esencia es lo que hace que un ser o un objeto sea lo que es. Entonces todo y todos somos esencia.

Entonces porque hay personas que piden “esencia” de alguna planta? Simplemente no saben la diferencia entre fragancia y aceite esencial y la palabra “esencia” se convierte en el comodín que puede representar cualquiera de los dos términos correctos porque también se entiende esta palabra como “aroma”.

Una vez definidas las diferencias, creo que es muy importante terminar diciéndoles que lo más importante es que como vendedor o fabricante de productos de cuidado personal es imprescindible leer todos los días sobre el tema, para poder tomar decisiones educadas hacia la dirección y filosofía de tu empresa. 

 

No hay nada de malo en optar por usar fragancias en tus productos si así lo deseas, ó preferir los aceites esenciales. Son preferencias y necesidades del mercado de cada quien. Sin embargo, debemos tener en cuenta que los consumidores se sienten insultados por las empresas que dicen ser una cosa en la comercialización de sus productos y venden lo contrario. Debes  ser fácil para tus clientes entender el concepto de tus productos con el del mensaje de tu empresa. Al final, el objetivo es el de ser congruente y fiel contigo mismo y tus clientes.

Así que de ahora en adelante ya sabes si pedir fragancias ó aceites esenciales y en todooooooo caso omitir la palabra “esencia”, ya que se usa ambiguamente.

Si tienes cualquier pregunta, puedes mandarnos un correo a info@lottush.com y con gusto te contestaremos a la brevedad posible.

Dejar un comentario

* Necesario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados